Los virus influenza
 

Los virus influenza provocan las bien conocidas gripes. La gripe es una enfermedad respiratoria contagiosa causada por virus de RNA de la familia Orthomyxoviridae . Los síntomas causados por los virus de la gripe pueden variar desde muy leves hasta ser mortales.

Son virus de RNA de cadena sencilla. El genoma del virus de la gripe esta segmentado en 8 fragmentos de -ssRNA. Se clasifican en tres tipos de virus gripales: A, B y C.

El tipo C es poco importante clínicamente ya que da lugar a pocos síntomas y problemas. 

La estructura vírica es normalmente esférica, aunque puede encontrarse de forma filamentosa, tiene un tamaño aproximado de 120 nm. En su envoltura destacan dos glucoproteínas en su superficie: la hemaglutinina y la neuraminidasa. 


Los virus influenza A conocidos se clasifican según el origen de la hemaglutinina y la neuraminidasa, en concreto 15 tipos de la primera y 9 de la segunda. Las características antigénicas del virus influenza B son más estables, de ahí que produzca epidemias más leves.

El virus influenza tiene unas características que lo hacen diferente de los demás virus respiratorios.

Los virus gripales poseen dos clases de antígenos: internos y externos. Los antígenos internos (nucleoproteína y proteína M) son específicos de tipo y permiten diferenciar las cepas A,B y C. Tienen 4 antígenos, la Hemaglutinina, la neuraminidasa, la nucleocápside con sus proteínas y la matriz.  Los antígenos externos de la cepa A, la hemaglutinina(H) que es la responsable de la unión del virus con su receptor y la neuraminidasa(N), que son específicos de subtipo y están mas expuestas al exterior. Estos virus están clasificados en base de dos de estas proteinas de superficie, la hemaglutinina y la neuraminidasa. En aves salvajes y de corral de todo el mundo (el principal reservorio del virus) los virus influenza tienen 16 hemaglutininas distintas y 9 neuraminidasas. Así pues, encontramos que los virus se denominan según una clave: H1N1, H2N2, H3N2, H5N1...

Los virus B y C presentan menos variaciones y no reciben denominación de subtipos.

El virus muta por recombinación. Esto quiere decir que para hacerse más fuerte la influenza recombina su ADN con el de otro tipo de gripe. Así por ejemplo un virus del tipo A podría unirse a uno del tipo C y causar importantes epidemias. Por esta razón, la Organización Mundial de la Salud (OMS) se encarga de aislar cepas de los virus de la gripe cada año y realiza esta operación a través de los centros colaboradores que tiene repartidos por todo el mundo.

En la pasada década, los brotes de HPAI (virus de la gripe elevadamente patogénicos) han ocurrido con frecuencia, causados por virus de la gripe del subtipo H5N1 en Asia, Rusia, Europa y África; H2N2 en Méjico (1994), Italia (1997) y Tejas (2004); H7N1 en Italia (1999); H7N3 en Australia (1994), Pakistán (1994), Chile (2002) y Canadá (2003) y H7N4 en Australia (1997).



Página Inicio