Conclusiones

A lo largo de toda la realización de la página web hemos ido sacando algunas conclusiones que aquí resumiremos por puntos:

1. Los virus influenza de tipo A son capaces de producir una pandemia en humanos y enfermedades epizoóticas importantes.

2. Las pandemias de virus influenza no han sido devastadoras, salvo la del H1N1, más bien se han mantenido en la población mutando por shifts antigénicos.

3. El virus H5N1 surgido en Asia en 1996 ya se ha extendido por Asia, Europa y parte de África gracias a las aves migratorias portadoras del virus. No obstante, el virus H5N1 de hoy en día tiene pequeños cambios evolutivos que lo hacen más letal para algunas especies de aves.

4. El virus actual de H5N1 no puede causar una pandemia humana debido a su diana molecular (los receptores a2,3 galactosa) que se encuentra en los alvéolos pulmonares. Esto hace que su difusión entre humanos (solo hay un caso confirmado) por medio de la tos o de los estornudos (método típico de difusión del virus de la gripe) sea muy difícil. En otras cepas patógenas humanas de virus Influenza A, las dianas están repartidas por todo el tracto respiratorio, lo que hace que el virus pueda adherirse e infectar con mayor facilidad.

5. No obstante, se han observado en investigaciones recientes que en el virus H5N1 empiezan a surgir mutaciones en los aminoácidos colindantes al sitio de unión a su receptor. Esto podría provocar o bien una mayor afinidad por su receptor, incrementando su difusión en el huésped, o bien un cambio en el tipo de receptor del virus. Este último cambio podría provocar que el virus pueda ser transmisible de humanos a humanos. De todas maneras, este punto está por investigar a fondo.

6. Se están investigando nuevos fármacos a parte del bien conocido Tamiflu, que podrían actuar como una vacuna preventiva contra el virus, en vez de un antiviral curativo. No obstante, esto está todavía por investigar también.

7. Los países afectados y los amenazados por el virus han desarrollado unos planes de acción contra todas las posibles situaciones causadas por el virus (pandemia, letalidad, nuevos brotes...) y de detección del virus en las aves. Así se podrán prevenir e intentar evitar los contagios humanos por contacto directo con los aves.

8. Si realizamos los análisis bioinformáticos de los distintos tipos de virus, observamos que segun el segmento de genoma que se compare, los resultados son distintos. Los segmentos 5 y 7 son los que menos divergen y los 6 y 8 los que más. La comparación de la secuencia de las distintas neuraminidasas  nos indica que el nuevo virus H5N1 comparte la neuraminidasa 1 con el H1N1, y que los H2N2 y H3N2 comparten la neuraminidasa 2 (lo cual era deducible gracias a la taxonomía del virus).

Página Inicio