¿Qué entendemos por neumonía?

Tipos de neumonía:

Tratamiento

Diagnóstico

Prevención

 

 

 

 

¿Qué entendemos por neumonía?

        La neumonía es el término utilizado para denominar la infección o inflamación de los pulmones. Los sacos de aire de los pulmones se llenan de pus y de otro líquido. Ello dificulta que el oxígeno llegue a la sangre. Si no hay suficiente oxígeno en la sangre, las células del cuerpo no pueden funcionar bien. Debido a eso y a la diseminación de la infección por el cuerpo, la neumonía puede causar la muerte. Es pues una enfermedad más grave que un simple resfriado y su magnitud depende de varios factores, por ejemplo, su agente causante, porque recordemos que la neumonía no es debida a un patógeno exclusivo. Hay al menos cinco causantes importantes de esta enfermedad, como son: bacterias (causantes de las neumonías más serias o severas); virus (definidos como los causantes de cerca del 50% de todos los casos de neumonía); micoplasmas; algunos agentes infecciosos ( pneumocystis, por ejemplo) y también algunos productos químicos.

  inicio

 

 

    NEUMONÍA VIRAL

    La mayoría de los virus atacan las vías respiratorias superiores, algunos producen neumonía, especialmente en los niños. La mayoría de estas neumonías no son graves y duran poco tiempo.

    Entre los virus causantes cabe destacar: influenza, parainfluenza, adenovirus, rhinovirus, herpes simplex virus, respiratory syncytial virus, hantavirus, y cytomegalovirus.

        Síntomas más comunes:

    En menos de dos días, la tos empeora y el paciente sufre fatigas pulmonares, acompañadas de un incremento de la temperatura corporal (fiebre elevada).En algunos casos, una neumonía viral se puede complicar debido a la llegada de bacterias a posteriori, las cuales pueden aprovechar para invadir el cuerpo y causar los síntomas típicos de una neumonía bacteriana.

    Un virus de última generación es el causante de la neumonía nombrada SARS, este virus pertenece a la família de los coronavirus y está creando estragos en todo oriente y se aproxima amenazadoramente a Europa, donde ya se han descrito varios casos mortales.

inicio

 

    NEUMONÍA BACTERIANA   

    Las neumonías bacterianas pueden atacar a cualquier persona, desde bebés hasta las personas de edad avanzada. Los alcohólicos, los que están débiles, los pacientes postoperatorios, las personas con enfermedades respiratorias o infecciones virales, así como las personas con sistemas inmunológicos debilitados están mayor riesgo de contraerlas.

    Síntomas más comunes:

    La neumonía por estreptococos es la neumonía bacteriana más común. Hay una vacuna disponible para esta forma de neumonía. Otros ejemplos:

inicio

 

    NEUMONÍA POR MYCOPLASMA("walking pneumonia")

    Debido a que sus síntomas y señales físicas son algo diferentes y a que el curso de la enfermedad era distinto al clásico de la neumonía neumocócica, anteriormente se creía que la neumonía por micoplasma estaba causada por uno o más virus que no se habían descubierto, y se la llamaba "neumonía atípica primaria".

    Los micoplasmas no están clasificados como bacterias ni virus, pero tienen características de ambos. En general causan una neumonía leve y generalizada. Afecta a personas de cualquier edad, pero es más común en niños de mayor edad y en adultos jóvenes. El índice de muerte es bajo, incluso cuando no se la trata.

    Síntomas:

inicio

 

    OTROS TIPOS DE NEUMONÍA

inicio

 

    TRATAMIENTO DE LA NEUMONÍA

     Consiste en la administración de antibióticos, cuya elección, dosis y vía de administración dependerá del MICROORGANISMO causante.

     Los antibióticos NO son eficaces en las neumonítis víricas; en algunas de ellas pueden utilizarse antivirales específicos.

     Las medidas de sostén incluyen oxígeno, líquidos y fisioterapia para expulsar secreciones.

    Si contrae neumonía, sus posibilidades de recuperarse rápidamente son mucho mayores con ciertas condiciones: si usted es joven, si su neumonía se diagnostica al principio, si sus defensas contra las enfermedades están funcionando bien, si la infección no se ha diseminado y si no padece de otras enfermedades.

    En los jóvenes y en las personas sanas el tratamiento precoz con antibióticos puede curar las neumonías bacterianas y acelerar la recuperación de la neumonía por micoplasma, así como un cierto porcentaje de los casos de enfermedades producidas por rickettsias. Todavía no hay ningún tratamiento efectivo para las neumonías virales, que generalmente se curan solas. La mayoría de las personas pueden ser tratadas en su casa.

inicio

 

    DIAGNÓSTICO

    Examen físico: Se observan estertores crepitantes a la auscultación pulmonar, en el área afectada.

    Radiografía de tórax: Se buscarán signos radiográficos característicos.

    Cultivos: El aislamiento en la sangre, esputo u otros tejidos da el diagnóstico definitivo del MICROORGANISMO causante.

    Otros: Pueden ser necesarias una gasometría (medida de la concentración de O2 y CO2 en sangre), o un Scanner (TAC) torácico para definir mejor determinadas imágenes radiográficas. Si una neumonía persiste a pesar del tratamiento, puede ser necesaria una fibrobroncoscopia (estudio directo del árbol bronquial con un tubo flexible de fibra óptica).

inicio

 

    PREVENCIÓN

    Debido a que la neumonía es una complicación común de la gripe, una buena manera de prevenirla es vacunarse contra la gripe todos los otoños.

    Debido a que la neumonía a menudo sigue a las enfermedades respiratorias comunes, la medida preventiva más importante es prestar atención a los síntomas de problemas respiratorios que perduren más de unos días. Los buenos hábitos de salud, la buena alimentación e higiene, el descanso, el ejercicio físico, etc., aumentan la resistencia a todas las enfermedades de las vías respiratorias. También ayudan a promover la recuperación rápida cuando ocurren las enfermedades.

inicio