RETROTRANSPOSONES

Los retrotransposones son elementos que se transponen mediante RNA, donde participa la TRANSCRIPTASA INVERSA. Por ahora, no podemos considerar a la retrotranscripción como un proceso universal, ya que de momento, pertenece a eucariotas.


Hay dos tipos de superfamilias como indica la clasificación. En la superfamília viral se incluyen los retrovirus y los retrotransposones derivados de éstos o emparentados con ellos.

               SUPERFAMÍLIA VÍRICA

           Los retrovirus son virus         de RNA de cadena sencilla         que pueden fabricar copias de DNA a partir de su RNA a  través del   enzima transcriptasa inversa. El genoma de RNA de los retrovirus acaba en repeticiones directas y el proceso de retrotranscripción los convierte en repeticiones terminales largas (LTR), parecidas a repeticiones invertidas de los transposones de clase. Estas LTR permiten que el DNA lineal y bicatenario  funcione como un transposón y se inserte en el genoma huésped.

 Los retrovirus son una fuente importantísima de reordenaciones cromosómicas, y algunos como el MMTV o el RSV son responsables de la inducción de tumores cancerígenos. Cuando el DNA se ha integrado el cromosoma huésped, estos retrovirus se denominan provirus. Los provirus pueden ser considerados elementos transponibles porque tienen el poder de transposarse de un lugar a otro. Por otro lado, similitudes entre retrovirus y Ty de Saccharomyces cerevisiae, retrotransposón de 6 Kb, con repeticiones terminales directas de 330 pb, y los elementos copia like de Drosophila sugieren que éstos últimos son formas integradas de retrovirus-like. Otro ejemplo son las secuencias LINE (long interpsersed elements) de mamíferos de 1 a 5 Kb presente entre 20.000 y 40.000 copias por genoma humano que carecen de secuencias repetidas terminales.

               SUPERFAMÍLIA NO VÍRICA

Los elementos de la superfamília no vírica no tienen repeticiones terminales y no codifican proteínas de transposición. Es decir, no tienen función conocida. Los miembros más conocidos son las secuencias SINE (short interspersed sequences), como por ejemplo, las secuencias Alu de primates. Se denomina así porque contiene una diana para la enzima de restricción Alu. El genoma humano contiene cientos de miles de secuencias Alu enteras y parciales, dispersas entre genes y sin intrones, y constituyen el 5 % del DNA humano. Toda la secuencia posee alrededor de unas 300 pb y tienen un gran parecido al 7SL RNA (un RNA que es parte de un complejo por el que se sintetizan polipéptidos y se excretan al retículo endoplasmático ). Presumiblemente, las secuencias Alu se originaron como transcritos inversos de estos RNA. Otro ejemplo de esta clase son los pseudogenes que han sido creados por la transcripción inversa, porque no contienen los intrones que normalmente contiene un gen funcional, es decir, carecen de intrones. Estos ejemplos son considerados como DNA repetitivo.

La existencia de DNA sin función conocida es un dilema para los genetistas. Basándonos en el fenómeno de la selección natural el DNA no funcional (al que podríamos caracterizarlo, pues, de DNA basura) sería purgado por selección. Por lo tanto, es de imaginar que es una carga genética, pero este no es un término adecuado. Quizás la función es un tipo de lastre genético que da volumen al cromosoma para permitir una eficiente división o quizás para separar genes para su perfecta regulación. Al mismo tiempo este DNA repetitivo podría haber conseguido una forma de evitar la detección por las fuerzas de la selección natural. Este DNA ha sido calificado de DNA egoísta, un tipo de DNA que sólo existe por el hecho de existir y nunca es expuesto a los rigores del fenotipo.